Historia de la danza oriental

LA AVENTURA MÁGICA DE LA DANZA ORIENTAL

“En sus caderas se mueven las estrellas”

Así dice un milenario proverbio árabe refiriéndose a una bailarina de una danza mágica. La danza del vientre posee un largo pasado. Ya en el Antiguo Egipto aparecen estatuas y grabados que nos muestran la existencia de esta danza y, según las investigaciones, existía ya en la prehistoria relacionada con rituales de fecundidad, la cual, en la antigüedad, era vital para la supervivencia de los pueblos. No se sabe con certeza dónde ni cuándo surgió este arte, pero ha sobrevivido como Danza Oriental o Danza del Vientre entre las mujeres de la zona de Oriente Medio, sobre todo en Egipto y Líbano. La danza oriental ha sido llamada también “danza mágica”, ya que debe poseer fuerza espiritual y arrancar desde dentro. Si quieres comenzar esta aventura mágica no es necesario que tengas una condición física especial ni un cuerpo determinado, tampoco importa tu edad, ni siquiera el sexo. Sólo necesitas tener ganas de desarrollar tu creatividad y estar dispuesta a divertirte y sorprenderte de ti misma.   Nos proponemos con esta danza conocer el cuerpo, trabajar la flexibilidad y fuerza de la columna vertebral, estirar los músculos, desbloquear todas las articulaciones, encontrar el eje y aprender a pisar el suelo y a desplazarnos mediante combinaciones de pasos y giros. Cuando empiezas a escuchar la música un gusanillo mágico recorre todo tu cuerpo y se produce la magia de la danza. Estás de enhorabuena si te decidiste a comenzar esta aventura mágica. JUDÁ